Estrés - reconocer, reducir, evitar

Estrés - reconocer, reducir, evitar

31/3/2020 · Consejos de salud

El estrés es un fenómeno omnipresente. Ya sea en el trabajo, en la familia o durante el tiempo de ocio, pueden producirse situaciones estresantes en cualquier entorno. Estas situaciones crean presión y sus efectos tienen un impacto directo en su bienestar y, a medio y largo plazo, en su salud.

En general, mucha gente asume que el estrés es un fenómeno puramente moderno, resultado de nuestra forma de vida y del rápido movimiento del mundo moderno. Hay una conexión, pero esta afirmación no es del todo correcta, porque incluso en épocas anteriores hubo factores desencadenantes de estrés: por ejemplo, la presión de la adquisición diaria de alimentos, las amenazas de enfermedades, la guerra, el miedo por el futuro o por la integridad de la propia familia.

¿Qué es el estrés?

El término estrés viene de la palabra latina “distringere”, que significa “reclamar” o también “restringir”. El estrés se define entonces como una reacción del cuerpo o de la mente que se desencadena por las exigencias de ciertas situaciones. Las reacciones pueden ser variadas e incluso diferentes de una persona a otra, pero casi siempre están implicadas las llamadas “hormonas del estrés”.

También es muy individual la situación desencadenante y el nivel de estrés que una persona puede soportar. Según el grado de salud, la predisposición, la edad o el bienestar, algunas personas experimentan una situación como estresante, mientras que otra persona puede soportar la misma situación aparentemente sin impresionarse.

El estrés puede manifestarse físicamente de diferentes maneras:

  • Aumento de la presión sanguínea, porque los vasos sanguíneos se contraen
  • Los niveles de azúcar y grasa en la sangre aumentan porque el azúcar y los ácidos grasos almacenados en el cuerpo se liberan repentinamente.
  • Aumento de la frecuencia respiratoria y del pulso

¿Estrés bueno, estrés malo?

Los estudios e investigaciones científicas, así como numerosas encuestas sugieren que debemos distinguir entre dos tipos de estrés: el estrés a corto plazo, que puede tener efectos positivos, y el estrés persistente, que a largo plazopuede dañar nuestro organismo.

Todos concocemos el estrés a corto plazo en forma de subidas de adrenalina. Ya sea en deportes extremos o en situaciones peligrosas, el estrés a corto plazo puede llevarnos a un rendimiento máximo, a liberar una energía inimaginable y, después de haber soportado la situación de estrés, surge un sentimiento de satisfacción y a veces incluso de felicidad.

Sin embargo, el estrés persistente es particularmente dañino, lo cual es causado principalmente por nuestra forma de vida. Cuando hoy en día hablamos de estrés, nos referimos a la presión para cumplir los plazos y rendir, el estrés en el trabajo, los conflictos con otras personas, las cargas emocionales, las cargas debidas a las obligaciones financieras o las múltiples cargas debidas a la familia y el trabajo. Nuestro cuerpo reacciona a este alto nivel de estrés liberando las hormonas adrenalina, noradrenalina y cortisol, preparándose así para un supuesto máximo rendimiento físico. Esto por sí solo no es un problema. Los problemas se deben a que no se producen situaciones de relajación inmediata y, por lo tanto, a menudo permanecemos en este estado durante mucho tiempo, aunque el desencadenante de estrés original ya no exista. Esto contrasta con el puenting, por ejemplo, donde después de una corta y violenta oleada de hormonas del estrés, la relajación inmediata después del salto también hace que estas hormonas se disipen de nuevo.

El estrés persistente puede convertirse en molestias físicas a largo plazo: Hipertensión arterial, problemas digestivos que pueden llevar a un  estómago irritable, intestino irritable o úlcera péptica, tensión muscular, palpitaciones, dolor, trastornos de sueño y concentración. El sistema inmunológico también suele verse afectado por el estrés persistente.

Reducir el estrés rápidamente, pero ¿cómo?

  • Mediante ejercicio
    El estrés puede aliviarse, por ejemplo, a través de deportes como footing,  senderismo, natación, baile, tenis o squash. Pero también aquellos a quienes no les gusta el deporte pueden obtener relajación haciendo ejercicio mientras caminan, cuidan el jardín o montan en bicicleta en la naturaleza. Lidiar con el estrés a través del deporte tiene la gran ventaja de que las hormonas del estrés se descomponen rápidamente.
  • Mediante respiración consciente
    Aspira profundamente dentro y fuera de tu estómago. El diafragma se estira y la activación de este músculo reduce inmediatamente el estrés. Se recomiendan numerosas aplicaciones para teléfonos móviles como ayuda, que dan instrucciones para la respiración consciente.
  • Cantando
    Cantar en voz alta tiene un efecto similar. Porque el diafragma también se activa aquí. Si se canta con varios, por ejemplo en un coro, la respiración de los cantantes se sincroniza – con efectos calmantes en el cuerpo.
  • Mediante la risa
    La región del cerebro responsable del estrés es el hipocampo. Pero el hipocampo también controla nuestra risa. Esto libera endorfinas en el cerebro, y como resultado estamos mucho más equilibrados. Mientras tanto, incluso la risa terapéutica ha encontrado su camino en los cursos de manejo del estrés.

Masticar chicle, abrazar o jugar y leer como distracciones tienen efectos similares.

Servicio Servicio Servicio

¿Necesita más información?

Si no ha encontrado aquí lo que busca, póngase en contacto con nosotros. Estaremos encantados de asesorarle personalmente.

Servicio y asistencia

También puede interesarle

La consulta médica desde el Smartphone – por todo el mundo en cualquier momento

La consulta médica desde el Smartphone – por todo el mundo en cualquier momento

15/4/2021 · Servicio

En tiempos de COVID-19 se reducen las visitas a un médico por el miedo de un posible contagio en la sala de espera. No obstante, ignorando síntomas o posponer tratamientos, puede conllevar graves consecuencias para la salud. Adicionalmente los expatriados se enfrentan al reto de encontrar un médico in-situ o, simplemente, saber cómo funciona el sistema de salud local en su país de destino con sus posibilidades y obligaciones.

Lee mas

Globality Health asume los gastos de la vacuna contra el COVID-19

Globality Health asume los gastos de la vacuna contra el COVID-19

11/2/2021 · Servicio

Tener acceso rápido a la vacuna contra el COVID-19 será una de las prioridades de muchas personas. Sobre todo, los expatriados desearán que se acabe el distanciamiento social en cuanto antes para poder conocer el nuevo país al que se han ido a vivir, con su cultura y sus hábitos - o igualmente para poder regresar de visita a su país de origen para ver a sus familias y amigos. Globality Health presta apoyo a sus asegurados asumiendo los gastos de la vacuna.

Lee mas

¡Más cobertura en el mismo producto!

¡Más cobertura en el mismo producto!

30/10/2020 · Servicio

Globality Health amplía el abanico de prestaciones para su producto colectivo. A partir del 01 de enero de 2021, la aseguradora internacional cubrirá por primera vez también los gastos derivados de consultas nutricionales y de terapia ocupacional, así como los gastos de viaje para una persona acompañante en caso de una evacuación médica. Además, se amplían las prestaciones pre y posparto dentro de la cobertura de embarazo, así como el alcance de los medios auxiliares.

Lee mas